BUSCAR POR

Cómo aplicar el Contouring

La técnica de Contouring es tendencia en belleza internacional. Seguí paso a paso para poder aplicarla fácilmente. Lo increíble del Contouring es que podes resaltar u optimzar cualquier parte de tu rostro y cuerpo como las mejillas, la nariz, tus ojos, los labios, la frente, la barbilla, la mandibula, entre otras zonas. Sólo debés tener en cuenta 3 reglas básicas: aplicar el tono más claro en las zonas que te gustaría resaltar, el tono oscuro en las zonas que necesitas disimular y, por último, es esencial que difumines los 2 tonos a la perfección para conseguir un acabado super natural. Podes ayudarte con la esponja gota o con alguna brocha.

Si querés convertirte en toda una experta de esta novedosa técnica, seguí paso a paso el tutorial y descubrí como el contouring puede cambiar tu rostro en sólo unos segundos.

¡Los resultados te van a sorprender!

Paso 1: Tomamos el tono claro del Contouring Colors y lo aplicamos sobre las ojeras, en las aletas de la nariz y por encima del mentón.

Paso 2: Colocamos el tono oscuro en los pómulos, en ambos costados de la nariz, frente y mejillas

Paso 3: Con la ayuda de una brocha o esponja de látex esfumamos cada uno de los tonos en el lugar aplicado, para evitar trasladar el producto a otras zonas. Es importante utilizar una esponja para cada tono.

Aplica el Contouring según fisionomía de tu rostro:

1. Rostro Alargado
Si la longitud de tu rostro es casi dos veces su anchura, eso significa que tenés una forma alargada. Para equilibrar esa longitud aplicá el tono más claro debajo de tus ojos en forma de triángulo invertido; después aplicá el tono oscuro a lo largo de toda la línea de crecimiento del vello, en un trazo horizontal al final de la barbilla y encima de la linea lateral de las mandíbulas.

 

 

2. Rostro Rectángular

Si el ancho es igual al largo y tu mandíbula está muy margada, tenes un rostro rectangular. En este tipo de rostro el truco es marcar bien los pómulos y disimular las mandíbulas. Utilizá el tono oscuro por toda la línea de las mandíbulas y ascendé ligeramente a las sienes, también debajo de los pómulos con un trazo grueso y con otro en la línea de la mandíbula. Con el tono claro dibujá un círculo en el centro de tu barbilla y un triángulo invertido debajo de tus ojos.

 

3. Rostro Redondo
En este tipo de rostro convine armonizar los rasgos con un trazo verticual de tono oscuro que recorra los laterales de la frente, las sienes, rodeen los pómulos y termine en los surcos nasogenianos. Ahora con el tono claro sólo queda dibujar un círculo en el centro de la frente, un triángulo invertido debajo de tus ojos y un óvalo tumbado en el centro de la barbilla y difuminar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibí las ofertas del mes

¿Qué te gustaría comprar o vender?
ComprarVender